En este momento estás viendo Los cambios en la educación tradicional post-covid 19

Los cambios en la educación tradicional post-covid 19

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Blog
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

La pandemia del COVID-19 ha provocado una serie de cambios en la educación tradicional como el cierre de escuelas en todo el mundo. A nivel mundial, más de 1.200 millones de niños están fuera del aula, en 186 países afectados por el cierre de escuelas debido al confinamiento.

A medida que los sistemas educativos hacen frente a esta crisis, también deben planificar cómo recuperarse, con un renovado sentido de responsabilidad de todos los actores y con una mejor comprensión y un sentido de urgencia de la necesidad de asegurar que todos los niños tengan las mismas posibilidades de recibir una educación de calidad.

La misión de todos los sistemas educativos se mantiene. Es superar la crisis de aprendizajes que ya estábamos viviendo. El desafío actual es reducir al máximo el impacto negativo que esta pandemia tendrá en el aprendizaje y la educación, y aprovechar esta experiencia para retomar una ruta acelerada de mejora en los aprendizajes.

Para mejorar un sistema educativo que muchos afirman que ya estaba perdiendo su relevancia. En su libro, 21 Lecciones para el siglo XXI, el académico Yuval Noah Harari describe cómo las escuelas continúan centrándose en las habilidades académicas tradicionales y el aprendizaje de memoria, en lugar de en habilidades como el pensamiento crítico y la adaptabilidad, que serán más importantes para el éxito en el futuro.

¿Podría el cambio al aprendizaje en línea ser el catalizador para crear un método nuevo y más efectivo para educar a los estudiantes? Mientras que algunos temen que la naturaleza apresurada de la transición en línea pueda haber obstaculizado este objetivo, otros planean hacer que el aprendizaje electrónico sea parte de su «nueva normalidad» después de experimentar los beneficios de primera mano.

Como resultado, la educación ha cambiado drásticamente, con el aumento distintivo del e-learning, mediante el cual la enseñanza se lleva a cabo de forma remota y en plataformas digitales.

La investigación sugiere que se ha demostrado que el aprendizaje en línea aumenta la retención de información y toma menos tiempo, lo que significa que los cambios que ha causado el coronavirus podrían haber llegado para quedarse.

Con este cambio repentino fuera del aula en muchas partes del mundo, algunos se preguntan si la adopción del aprendizaje en línea continuará persistiendo después de la pandemia y cómo tal cambio impactaría el mercado educativo mundial.

¿Cómo está respondiendo el sector educativo al COVID-19?

Mientras que algunos creen que el movimiento no planificado y rápido hacia el aprendizaje en línea, sin capacitación, ancho de banda insuficiente y poca preparación, dará como resultado una experiencia de usuario deficiente que no es propicia para un crecimiento sostenido, otros creen que surgirá un nuevo modelo híbrido de educación, Con importantes beneficios. «Creo que la integración de la tecnología de la información en la educación se acelerará aún más y que la educación en línea eventualmente se convertirá en un componente integral de la educación escolar», dice Wang Tao, vicepresidente de Tencent Cloud y vicepresidente de Tencent Education.

Incluso antes de COVID-19, ya había un alto crecimiento y adopción en la tecnología de la educación, con inversiones globales de edtech que alcanzaron los US $ 18,66 mil millones en 2019 y se proyecta que el mercado general para la educación en línea alcanzará los $ 350 mil millones para 2025. Ya se trate de aplicaciones de idiomas, tutoría virtual, herramientas de videoconferencia o software de aprendizaje en línea , ha habido un aumento significativo en el uso desde COVID-19.

Los desafíos del aprendizaje en línea.

Sin embargo, hay desafíos que superar. Algunos estudiantes sin acceso confiable a Internet y / o tecnología luchan por participar en el aprendizaje digital; Esta brecha se observa en todos los países y entre los niveles de ingresos dentro de los países. Por ejemplo, mientras el 95% de los estudiantes en Suiza, Noruega y Austria tienen una computadora para usar en sus tareas escolares, solo el 34% en Indonesia la tiene, según datos de la OCDE.

En los EE. UU., Existe una brecha significativa entre aquellos de entornos privilegiados y desfavorecidos: mientras que prácticamente todos los jóvenes de 15 años de origen privilegiado dijeron que tenían una computadora para trabajar, casi el 25% de aquellos de entornos desfavorecidos no. Si bien algunas escuelas y gobiernos han estado proporcionando equipos digitales a estudiantes necesitados, como en Nueva Gales del Sur, Australia, a muchos todavía les preocupa que la pandemia disminuya la brecha digital.

¿Es el aprendizaje en línea tan efectivo?

Para aquellos que tienen acceso a la tecnología adecuada, existen evidencias de que el aprendizaje en línea puede ser más eficaz en un número de maneras. Algunas investigaciones muestran que, en promedio, los estudiantes retienen un 25-60% más de material cuando aprenden en línea, en comparación con solo el 8-10% en un aula.

Esto se debe principalmente a que los estudiantes pueden aprender más rápido en línea; El aprendizaje electrónico requiere un 40-60% menos de tiempo para aprender que en un salón de clases tradicional porque los estudiantes pueden aprender a su propio ritmo, retrocediendo y releyendo, saltando o acelerando a través de los conceptos que elijan.

Sin embargo, la efectividad del aprendizaje en línea varía entre los grupos de edad. El consenso general sobre los niños, especialmente los más pequeños, es que se requiere un entorno estructurado, porque los niños se distraen más fácilmente.

Para obtener el beneficio completo del aprendizaje en línea, debe haber un esfuerzo concertado para proporcionar esta estructura e ir más allá de replicar una clase / conferencia física a través de capacidades de video, en su lugar, utilizando una gama de herramientas de colaboración y métodos de participación que promueven la «inclusión, personalización e inteligencia”, según Dowson Tong, vicepresidente ejecutivo senior de Tencent y presidente de su grupo de Cloud and Smart Industries.

Dado que los estudios han demostrado que los niños usan ampliamente sus sentidos para aprender, hacer que el aprendizaje sea divertido y efectivo mediante el uso de la tecnología es crucial, según Mrinal Mohit de BYJU. «Durante un período, hemos observado que la integración inteligente de los juegos ha demostrado un mayor compromiso y una mayor motivación hacia el aprendizaje, especialmente entre los estudiantes más jóvenes, lo que hace que realmente se enamoren del aprendizaje», dice.

La importancia de diseminar conocimiento se destaca a través de COVID-19

Afortunadamente, estamos viendo mucha creatividad. A muchos ministerios de educación les preocupa que basar el aprendizaje remoto sólo en estrategias en línea implicará llegar solo a los niños de familias más acomodadas. La estrategia apropiada en muchos países es utilizar todas las modalidades posibles de entrega utilizando la infraestructura existente.

Usar herramientas en línea para asegurar que las guías pedagógicas con planes de clase detallados, videos, tutoriales y otros recursos estén disponibles para algunos estudiantes y probablemente para la mayoría de los maestros. Pero también, podcasts y otros recursos que requieran menos uso de datos al bajarlos en un smartphone.

Trabajar en conjunto con compañías de telecomunicaciones para implementar programas de “Tasa-cero’, eliminando el costo de bajar material de sitios web educativos, o portales del ministerio de educación puede incentivar el acceso a través de un teléfono inteligente, dispositivo al que más estudiantes tienen acceso.

Las reaperturas de escuelas podrían ser graduales, ya que las autoridades querrán reducir la aglomeración o la posibilidad de una segunda ola de la pandemia. En este contexto incierto, podría ser mejor tomar decisiones suponiendo un escenario de suspensión de clases largo que uno corto.

La pandemia tiene una gran cantidad de aspectos que afectan nuestras vidas diarias. La más evidente es la ruptura de las rutinas laborales y escolares, y de los vínculos sociales que los espacios de trabajo y educación propician día a día. El confinamiento mismo produce situaciones desconocidas que consumen nuestras reservas psicológicas, nuestra capacidad de tolerancia y la paciencia.

Si los hogares son de tamaño reducido, la convivencia en condiciones de hacinamiento o estrechez física puede generar situaciones conflictivas en el hogar. La distribución familiar de las tareas hogareñas debería modificarse hacia cargas equitativas, pero en muchos hogares la presión se concentra en las mujeres, en un ciclo que reproduce el machismo.

La depresión económica, la pérdida de empleos y los recortes en diversas esferas del gasto público contribuyen a la desazón que experimentan muchas personas. Estas situaciones son aún más complicadas en hogares con familiares que requieren cuidados especiales y con personas afectadas por el Covid 19.

Las respuestas a la crisis generado por el COVID-19 requieren planificación, pero hay que estar preparado para ir ajustando los planes, ya que los escenarios sobre la pandemia cambian día a día, y existe además incertidumbre en torno a la efectividad y cumplimiento de las medidas de mitigación que los países están tomando.

Deja una respuesta